Escribo, pienso, leo...


Estoy empezando a sentir tu falta. En realidad, estoy empezando a sentir tu necesidad. Presencial. Presencial no, existencial. Necesito que existas, pero de una manera mas concreta, mas real. Ya no me sirve saber que existís en una lejanía cercana, en un espacio en donde mi mente puede recordarte, donde mis dedos creen tocarte de noche. Ya no me sirven los recuerdos; me cansé de vivir en un pasado irreal y ficticio, que me droga hasta hacerme volar la cabeza. Me quedo sin recuerdos y tengo que volver a este presente austero y solitario, a vivir esta realidad que nada me completa, que todo me asfixia y que nada emociona.
Quiero comer contigo, estar, amar contigo, quiero tocarte, verte. Quiero olvidarme del mundo sin vos. Quiero despertarme dentro de quince días para no sentir todo este vacío que dejaste cuando te fuiste.
¿Cómo se llama eso, cuando el día comienza, como hoy, y todo está arruinado, todo está destrozado, y sin embargo el aire se respira, y todo está perdido? No podría decirte qué momento, qué lugar, qué mirada o qué palabra sirvieron de base, hace ya demasiado tiempo; lo que sí sé decirte es que para cuando me di cuenta ya había un pasado al que mirar. Mirar no, recordar; al que la nostalgia le sirva para navegar con total tranquilidad, y, soñar con un futuro tan lindo como un pasado que alguna vez fue, ese hermoso presente que hoy, no es.
No quiero vivir de recuerdos, de esos que me sacan sonrisas en un viaje perdido de colectivo; prometí no pensar en el futuro y no quiero vivir este presente. No puedo dejar de pensar en tu sonrisa que se hace presente en la mía, cómplice de esos pequeños momentos que fueron únicos y que me gustaría repetir, y repetir y repetir infinidad e incansable cantidad de veces, hasta que la sonrisa quede impregnada en mi frío y amargo rostro.
Y vuelvo a despertarme; a levantarme. Y vuelvo a respirar y ando y caigo y giro y vuelvo a perderme en ese bosque encantado de recuerdos del que no puedo escapar; y escucho la música que no me deja escapar de la triste realidad de estar tratando de olvidar tu cuerpo, tus besos. Porque tus besos eran los mas dulces. Porque me dabas los mejores besos. Lejos. Los mejores.
Nunca me había sentido así antes. Simplemente estoy en el lugar exacto donde quiero estar: en el presente, entre tus brazos, en tus pensamientos, en tu corazón.


Escribo
pienso
leo
traduzco veinte páginas
oigo el informativo
escribo
escribo
leo.
Dónde estás
dónde estás.


Idea Vilariño

1 Sentimientos

Rocío Deguer dijo...

Al margen de lo feo de la situación, me encantó lo que escribiste y cómo lo escribiste. Es perfecto, transmite exactamente lo que tiene que transmitir.
Besitos..