Abrazame

Siempre me he caracterizado por ser amante, clasificador y memorioso (Es decir, que me gusta tener memoria) de los abrazos. Esa demostración de afecto y cariño que se puede conseguir y transmitir con un simple abrazo, no tiene comparación (creo) con casi ningún otro tipo de sentimiento. La fuerza y la mezcla de emociones que se generan en el núcleo de las dos personas, que nace desde la punta del pié hasta los cabellos rozándose, mientras el tiempo parece que se detiene por un simple segundo. El poder de la comunicación. Se puede comunicar tanto con un abrazo.
Muchas personas han cuestionado mis razones por las cuales suelo dosificar, medir y graduar mis abrazos; pero, lejos de sentirme especial y como una especie de semi-dios terrestre, muchos no se dan cuenta de lo importante y especial que es un abrazo. Ya lo he hablado antes, cuando este espacio no era famoso (Ahora que tengo ocho seguidores... Cuando lleguemos a los 10 nos vamos todos a un Picnic en el 5º B) ¿Quién es más inteligente, el que tras un día negro te da buenos consejos o el que te da un abrazo silencioso? Energía, comprensión, protección con una simple pizca de delicadeza suele venir anexado a esa masa única de amor.
Suelo recordar algunos abrazos significantes que han marcado hitos en mi vida, como pequeñas gotas de agua que gotean hacia un balde; suelo tener memoria (Y no fotográfica, como diría Homero) de lo que pensaba, lo que sentía e incluso, en lo que quería transmitir en cada uno de ellos.
Incluso en la cama, cuando tengo el placer de estar acostado con alguien interesante, y dormir, suelo sentir que mi sueño es protegido y cuidado y que otras muchas veces soy yo el protector, el guardian; papel que me es más fácil de interpretar por mi condición de orgullo.
Sin embargo, acostado, lejos yá de ese momento en donde podría haberte abrazado y comunicarte todo eso que siento por vos, solo me queda imaginar que la almohada es todo eso que yo necesito cuando me despierto, cuando intento conciliar el sueño, cuando miro por la ventana o simplemente cuando escucho esa maldita canción que me hace acordar a tus ojos de ángel. Si supiera que esta fuera la última vez que te vea salir por la puerta, te daría un abrazo, un beso y te llamaría de nuevo para darte más.

Abrázame en tus alas para que otro aire no me roce sino tu aliento, del que vivo y muero.
Antonio Gala

6 Sentimientos

GuAmBrA LoCo dijo...

como siempre..!!! buena entrada, recordar lo pasado... no es raro y mas si son cosas hermosas... en especial si fueron muestras afectivas, que nos llenan de alguna manera... y a veces hacen que una lagrima se confunda en una sonrisa...

te sigo Mr. x

http://eternodivagar.blogspot.com/

... dijo...

yo tambien pienso que es asi... en un abrazo hay tana conexion, se transmiten tantas cosas, se siente tanto... y es increible como un abrazo puede ser el gesto mas reconfortante...
hermoso texto... un abrazo!

Cielo Violeta. dijo...

¿Leíste entre mis comentarios de mi blog cómo exigía un abrazo y eso te inspiró a este post? Puede sonar un poco egocéntrica la pregunta, pero apenas leí "abrazame" recordé esos comentarios!

Sí, los abrazos son los más. Mejores que los besos te diré.

Mr. X dijo...

de qe comentarios me hablas mujer? Donde yo postié no habia nada sobre abrazos...
Y de última por mas que lo hubiera, el mundo no gira al rededor tuyo, Rachel Green!! Es un post que rescaté de mi zuper ipod... habrá sido uno de esos mores azares casuales de la vida nomás...

Anónimo dijo...

Lei bastante de este blog hoy, y quisiera decir que me hubiese encantado conocer a este Martin, porque soy de esa clase de mujeres que decis que estuviste buscando

Mr. X dijo...

Lástima que este Martín -para bien o mal- murió.